Voto premio podría inclinar la balanza este 4 de mayo

Jason Morales ([email protected])

A dos semanas de las elecciones generales, el voto premio podría imponerse por primera ocasión ante el voto castigo desde las creación de la nueva era democrática, y favorecer al candidato de gobierno.

Según el analista político Mario Rognoni, en el país ha prevalecido el castigo, que no es más que el rechazo de los electores por el partido gobernante, sin embargo, asegura que esta modalidad podría cambiar si existe una opción más poderosa que asegure beneficios para el electorado.

A su vez, el analista político Edwin Cabrera expresó que aunque es difícil determinar desde este momento cómo votará el panameño el 4 de mayo, las encuestas han demostrado que no existe una agresividad por parte del electorado en aplicar el voto castigo.

“Existen varios factores y la aceptación del presidente Ricardo Martinelli es alta”, indicó Cabrera, al señalar que existe una división en el voto castigo, y no refleja contundencia en la intención de votos que reflejan las encuestas.

Al igual que Cabrera, el analista Jaime Porcel coincidió en que la figura del presidente ha contribuido a una nueva forma de votar, que sería el voto premio, que busca beneficiar al candidato oficialista por la buena gestión del partido gobernante.

“El voto es un producto de múltiples factores, y a lo largo de la historia patria, la emoción se ha apoderado de la razón a la hora de votar”, sostuvo.

El mismo presidente Ricardo Martinelli apuesta por esta nueva forma de voto, aseguró en septiembre pasado que la participación de los electores en este proceso electoral favorecerá al partido de gobierno. “Recibiremos el voto premio por el trabajo realizado y no el voto castigo”, declaró.

Cuestionado voto útil

Para Rognoni, el voto útil promovido por un sector de la sociedad, suele ser negativo, pues no es más que un voto castigo disfrazado, pues no se inclina por una opción consciente.

Sobre este punto, el secretario general del partido Cambio Democrático (CD), Rómulo Roux, señaló que sería ilógico gestar una idea como el voto útil, pues no hubo una alianza formal entre los partidos de oposición, y cualquier acuerdo sería simplemente un esquema electorero.

Agregó que en estas elecciones deberá hablarse del voto premio, porque el electorado necesita basarse en propuestas y los beneficios que puede dar un candidato a su progreso.

A esa misma línea apunta la candidata a vicepresidenta y primera dama. Por su parte, Marta Linares de Martinelli, quien promueve la nueva forma de voto, con base en los logros del colectivo y la continuidad que pueda darse a las propuestas alcanzadas. “La ciudadanía debe evaluar a conciencia las propuestas de todos los aspirantes y, si este ha sido un gobierno positivo, que ha traído cambios y ha mejorado la calidad de vida de los panameños, deben votar por la fórmula presidencial que dará mayores beneficios”, argumentó.

Lo mismo ha asegurado la exmandataria Mireya Moscoso, quien lidera la facción del Partido Panameñista que apoya la alianza “Unidos por más cambios”, y apuesta por el continuismo de las obras realizadas. “El panameño más humilde debe percatarse de que el gobierno actual ha trabajado para ellos, claro que no se puede dar solución a todos, pero ha gobernado para el que menos tiene, porque los ricos no necesitan al gobierno, pero los pobres sí lo necesitan”, aseguró haciendo referencia al voto premio.

Por su parte, el presidente del partido Frente Amplio por la Democracia (FAD), Fernando Cebamanos, expresó que la aspiración de todo panameño honesto es emitir un voto a conciencia.

“Recordemos quiénes han sido buenos, y elijan en función a la promoción de cambios para resolver los problemas del país”, apuntó.

El artículo 129 de la Constitución panameña explica que “el sufragio es un derecho y un deber de todos los ciudadanos. Además, es libre, igual, universal, secreto y directo”.