Una ciudad ahogada en su propia crisis urbanística

Adiel Bonilla
[email protected]

Aunque resulte increíble, Colón es la ciudad con mejor servicio de recolección de basura de todo el país. Aún así, la basura es casi permanente
en algunos sectores.

En sus 16 calles no solo se recoge la basura todos los días, sino que además 35 personas barren la ciudad en el día, y otras 20 la vuelven a barrer en la noche. Los pataconcistos y la insalubridad se suman a otras crisis urbanas que reclaman acciones urgentes.

_MG_4178Basura

“Colón ha crecido en una desobediencia social muy grande. Cuando pasa el camión, hay gente que tira la basura desde arriba, nos tiran
botellas, también se han dado robos a nuestro personal, y hasta heridos de bala”, lamenta Miguel Enciso, gerente de Aguaseo, empresa
que recoge la basura en Colón desde hace 12 años.

Además, hay una cultura de no pago, tal vez herencia desde la época de los gringos, que ofrecían el servicio de agua y recolección de basura
gratis. “Solo el 60% de la población atendida paga el servicio; los demás no”, dice Enciso.

Aguaseo atiende los 14 corregimientos de Colón, incluyendo Palenque y la Zona Libre de Colón. En total se recogen 700 toneladas diarias de basura, y hay una mora acumulada de pago de $12 millones. “Colocamos unas 400 multas semanales (de entre $50 y $200) a personas que
insisten en botar basura cuando ya pasó el camión. Ahora incluso estamos dejándolos presos unas horas”, explicó el alcalde Dámaso García.

La crisis urbanística hace parte medular de los planes de los candidatos a alcaldes (se intentó conseguir las propuestas del independiente Gilberto Mena, y del abanderado del CD, pero no hubo respuesta). El próximo alcalde tendrá el desafío de diligenciar un terreno para construir un nuevo vertedero, puesto que el actual -ubicado en Monte Esperanza- tiene 75 años, y ha colapsado.

Casas condenadas

Por todas partes se ven viejos caserones, pero no hay un inventario para saber cuántas son. “Solo en Barrio Sur, el 65% de las viviendas
son condenadas”, dice el representante Alex Lee.

El alcalde Dámaso García estima que en el casco de Colón pueden haber más de 300 casas condenadas. “El problema es que los dueños,
que ya no perciben alquiler, prefieren que la casa se caiga para recuperar su terreno”, explica García.

Propuestas

Víctor Watts – Molirena

El sistema de recolección de basura en Colón hay que reorientarlo. Es cierto que hay gente con falta de cultura de aseo y botan basura
en cualquier lado. Por eso propongo endurecer las leyes. Como alcalde crearé un Juzgado de ornato y aseo, para que los cochino
sean llevados y multados. Pero a la empresa Aguaseo, encargada de la recolección, también hay que hacerle una auditoría a su
sistema de operación. No hay coordinación entre la empresa y la población. Por lo que en algunos sectores no se sabe cuáles
son los horarios de recolección.

_MG_4407Federico Policani – Panameñista

Buena parte del problema de las aguas negras es que no se completó el sistema de conexión de tuberías hacia las casas. Esas son obras del Gobierno central. Pero con un alcalde Molirena como yo, y con José Domingo Arias como presidente, mi propuesta es que se fortalezca el trabajo mancomunado, a fin de que se den las partidas necesarias para ejecutar estos trabajos y resolver el problema de las aguas negras. En cuanto a las casas condenadas, hay que reconocer que en Colón se han convertido en verdaderas trampas de muerte.

Alex Lee – PRD

Las casas condenadas de Colón son competencia directa del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial. Lo que sí propongo desde la alcaldía es aplicar multas y sanciones a dueños de terrenos baldíos, además de colaborar con un inventarios de casas condenadas. El Municipio ha fallado en llevar un control de cuántas casas de estas hay. Lo que provoca que a la fecha no se sepa cuántas familias viven
en condiciones infrahumanas en Colón. Como alcaldía no construimos, pero sí podemos gestionar y buscar fondos mancomunadamente con
el presidente que resulte electo.

 

Descargar pdf