‘Solís usó independencia solo para beneficio propio’

Redacción
[email protected]
La designación de Gerardo Solís como compañero de fórmula de Juan Carlos Navarro fue cuestionada inmediatamente después de anunciada, porque desvirtúa su supuesta postura independiente y por criticadas actuaciones que tuvo cuando fue funcionario en gobiernos del Partido Revolucionario Democrático (PRD).
Solís confesó ayer, durante un acalorado discurso frente a miles de miembros del PRD,  que era “un independiente indeciso”.
En los predios de la renovada sede del PRD, Solís reconoció que tiene muchas cosas en común con el partido en el que militó activamente anteriormente, a pesar de lanzar su candidatura presidencial con el argumento de que era un independiente.
Para muchos en el PRD no hubo sorpresas; por los  pasillos de la sede, los propios miembros del partido comentaban que  Solís era un fijo para acompañar a Navarro en la vicepresidencia.
“Aquí me siento bien, me siento a gusto, porque sé que estamos hechos de la misma madera”, confesó el exmagistrado del Tribunal Electoral, quien durante su gestión en esta institución negó en reiteradas ocasiones que tuviera alguna inclinación hacia ese partido político.
Para miembros del partido, la designación de Solís fue una imposición del expresidente Ernesto Pérez Balladares, a quien se le considera como su padrino político y con quien ocupó la dirección del Fondo de Inversión Social (FIS) y el puesto de ministro de Vivienda.
Con Pérez Balladares, Solís logró la designación como fiscal electoral, lo que le valió para ser después magistrado del Tribunal Electoral. A Solís se le considera muy cercano a Pérez Balladares.
Esta no fue la primera vez que Solís entró a la sede del partido. Más bien se trató de un regreso  a casa, debido a que por muchos años militó en el PRD.

En noviembre de 2009, el excontralor Alvin Weeden  dio fuertes declaraciones sobre el desempeño de Solís como administrador del FIS.
Las palabras de Weeden se dieron en el contexto de la designación de nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia que en 2009 le tocaba hacer al presidente Ricardo Martinelli. Uno de los nombres que sonaba era el de Solís. Weeden expresó: “Ese va a la Corte Suprema de Justicia. Otra bandidez más para Solís”.
Weeden aseguró que el propio Solís confesó  en una reunión con la entonces ministra de la Presidencia Ivonne Young que había “quemado” facturas que correspondían a las partidas discrecionales que manejaba como director del FIS durante el mandato de Pérez Balladares.
Según Weeden, él le advirtió a Solís que había cometido un error al quemar documentos públicos y este solo dijo que tomó la decisión porque se trataba de un material “voluminoso”.
El encuentro se dio en la Presidencia de la República, cuando Weeden investigaba las partidas discrecionales de Pérez Balladares. Según Weeden, estuvieron de testigos la ministra Young y la propia presidenta. “Moscoso no va a ser capaz, no le veo el valor cívico para confirmar mis palabras, pero Ivonne Young quizá, no sé. Vamos a dejárselo a la historia”, concluyó Weeden.
Presunta evasión
Recientemente, las autoridades revelaron  una posible evasión de impuesto catastral por parte de Solís, al no  declarar  el valor real de una propiedad de playa en el Pacífico panameño.
Solís calificó la denuncia como un ataque político.  No obstante, admitió públicamente que desde que adquirió la citada propiedad de playa en San Carlos, en 2005, el valor catastral se incrementó, pero que el mismo no fue inscrito ante el Registro Público.
La propiedad número 19953 de una hectárea frente al mar  mantiene en el Registro Público un valor de $400, a razón de 4 centavos el metro cuadrado.
Sin embargo,  Solís   testificó en una declaración  jurada ante la Notaría Décima de Panamá (a finales de 2012) que el valor de la propiedad es de $2.5 millones.
Sin independencia
La designación de Solís  fue criticada, a pesar de que quienes han sido detractores de Navarro dentro del PRD lo ven como una designación viable.
Para el catedrático Juan Jované, quien también aspiraba por la postulación independiente a la presidencia,  Solís demostró que no tiene independencia.
“Aceptó ser vicepresidente y esto demuestra algo: usó la figura de los independientes para beneficio propio. Eso no es independencia”, aseguró.
Por su parte, el  catedrático Ernesto Cedeño calificó la movida política como una especie de transfuguismo y considera que con esta decisión, el PRD se debilitará.
“Los candidatos independientes deben caracterizarse por su integridad. Lo cierto es que nada garantiza que sean endosadas las 55,000 firmas a la candidatura de Navarro”, expresó Cedeño.