Recolección de basura: entre quejas y distinciones

La recolección y la disposición final de los desechos, al igual que en otros distritos del país, es uno de los principales problemas sociales que vive Arraiján.

La queja por los “pataconcitos” que se forman en varias zonas, así como deficiencias en la recolección de la basura es común entre los residentes del distrito.

Uno de los residentes, Max Bonilla, afirmó que se siente abandonado en materia de recolección de basura, y responsabilizó a la empresa que brinda el servicio por si se da una epidemia de dengue en el lugar.

El servicio en Arraiján lo brinda, desde 2007, la empresa Aseo Capital, que goza de una concesión a 20 años. Cuenta con una planilla de 115 colaboradores que atienden a más de 35,000 personas.

En el distrito se recogen de 150 a 200 toneladas de desechos diarios, los cuales son depositados en el vertedero de La Chorrera, por lo cual la empresa paga una tasa mensual de 45,000 dólares.

El alcalde Manolith Samaniego aceptó que Aseo Capital no está cumpliendo con la recolección de los desechos.

Otra anomalía que persiste, a juicio de Samaniego, es que muchas personas que trabajan en la capital, echan las bolsas en los maleteros de sus autos y luego las tiran a lo largo de la vía Panamericana, por lo que se crean los famosos “pataconcitos”.

La autoridad piensa que la falla de los administradores de la empresa tiene que ver con la falta de carros compactadores para recoger la basura.

Distinción

En la empresa se tiene otra percepción a las antes mencionadas.

Por el contrario, en su sitio en internet se destaca que Arraiján fue escogido como uno de los distritos más limpios de Panamá, en un congreso internacional sobre residuos sólidos, reciclaje y uso de tecnologías ambientales en ciudades y municipios de América, realizado recientemente.

El gerente general de Aseo Capital, Javier Montenegro, manifestó que en diciembre se incrementó en 30% la cantidad de basura producida en este distrito, pero en el resto del año, la recolección se da de forma normal.

Agregó que, como ocurre en otros municipios, se enfrentan a una alta morosidad de los clientes residenciales y comerciales, que asciende a 12.5 millones de dólares.

Montenegro especificó que el grueso de la morosidad está en las residencias, pese a que se les suministra el servicio, como es el caso de los moradores de áreas revertidas.

Enfatizó que se están buscando alternativas para que la gente pague por el servicio que se presta, ya que se ha recuperado muy poco en el tiempo que llevan de servicio.

Virgilio De León ([email protected] ) / PANAMA AMERICA