Pinilla fue denunciado por nepotismo y uso de recursos del Estado

El magistrado del Tribunal Electoral, Erasmo Pinilla,  mantiene emplanillados en esa institución a su hermana, sobrinos, cuñados y primos, según una denuncia que presentó meses atrás Javier Bosso Campbell, quien además los acusó de usar recursos del Estado para uso personal.
Bosso Campbell mostró como prueba una lista con 19 nombres; sin embargo, Panamá América logró, en ese entonces, confirmar el parentesco -en grados de consanguinidad como de afinidad, de al menos 12 funcionarios.
Los servidores públicos que tienen parentesco directo con Pinilla devengan salarios que van desde los 500 hasta los 4,000 dólares mensuales, según se pudo constatar en la planilla de la entidad.
En la denuncia que presentó  ante la Fiscalía de Cuentas, Bosso Campbell también relata que los gastos familiares y personales de su casa y de una propiedad que Pinilla tiene en Colón, corren por cuenta del Tribunal Electoral.
“Me consta que la fiesta del matrimonio de su hijo Erasmo fue prácticamente pagada, en su totalidad, con los fondos y dineros del Tribunal Electoral, cuyo personal de seguridad debió laborar en la misma y,  como si eso fuera poco, el Tribunal Electoral hizo un cheque a nombre del funcionario Ricardo Flores, quien estaba a cargo de la organización y seguridad del evento…”, relató el demandante.
Bosso Campbell  denunció, además, la utilización de personal para reparaciones de computadoras; para darle mantenimiento a la pintura de la casa y al carro de su hijo, así como el pago de gasolina a familiares.
Pero este no es el único escándalo  de nepotismo en el que se ve involucrado el magistrado Pinilla. En el 2007, el Consejo Nacional de Transparencia contra la Corrupción abrió una investigación por nepotismo, tras una nota periodística que se publicó en La Prensa y en la que el propio Pinilla reconoció que al menos nueve funcionarios del Tribunal Electoral, nombrados por él, eran parientes suyos y de su esposa.
En 2006 también se denunció que la entonces esposa del magistrado utilizaba un vehículo de la institución para movilizarse.