Moscoso – Varela, historia de traición y transfuguismo

Virgilio De León
vdeleon@epasa.com

Las diferencias entre el candidato presidencial por el panameñismo, Juan Carlos Varela, y la presidenta vitalicia de ese colectivo, Mireya Moscoso, no son nuevas.

Las mismas datan de 1999, cuando la líder del Partido Panameñista sufrió un golpe político después de haberle ganado en un proceso interno la candidatura presidencial a Alberto Vallarino.

Un grupo llamado en ese entonces “los saltamontes” decidió no aceptar los resultados de ese proceso y se abrió para postular en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), hoy Partido Popular (PP),  la candidatura de Vallarino.

Detrás de la figura de Vallarino estaba Juan Carlos Varela, quien -junto a su hermano José Luis “Popi”  Varela- impulsó el movimiento rebelde dentro del panameñismo para traicionar a Moscoso.

El PDC negoció esa jugada, ya que posiblemente desaparecerían como partido en las elecciones de ese año. Fue así    como el grupo de “los saltamontes” firmó en la antigua residencia de la familia Orillac, en El Cangrejo, hoy edificio Terra Nova, la alianza “Acción Opositora” con la candidatura de Alberto Vallarino.

Fueron once dirigentes panameñistas los que renunciaron al partido para irse al PDC, entre ellos los dos hermanos Varela, Lucas Zarak, Juan Chevalier, Enrique Garrido, José Carreño, Carlos Santana, entre otros.

Juan Carlos Varela se convirtió en ese entonces en el jefe de campaña de Vallarino e hizo todo lo posible para que no se bajara de la candidatura antes de las elecciones. Incluso Varela logró  que Mayín Correa aceptara ser la compañera de nómina de Vallarino, algo que el candidato ponía como prerrequisito para no bajarse de la candidatura.

Durante la campaña, Moscoso desconoció la candidatura de Vallarino para enfrentar políticamente solo al candidato del PRD, Martín Torrijos.

Finalmente, en las elecciones de 1999, Mireya Moscoso ganó los comicios como candidata de la alianza Unión por Panamá, integrada por el Partido Panameñista y el Molirena.

Luego de ganar las elecciones, Moscoso acepta perdonar a “los saltamontes”. Incluso, nombra a la esposa de Juan Carlos Varela, Lorena Castillo, como coordinadora de los actos del Centenario de la República con buen  salario y un  alto presupuesto.

El evento fue cuestionado,  pues Castillo decidió contratar por un alto costo al artista colombiano Juanes, para celebrar la Separación de Panamá de Colombia. El hecho, considerado como un error,  fue aprovechado por Martín Torrijos, quien por segunda vez aspiraba a la candidatura presidencial.  Torrijos coordinó otro evento paralelo con Rubén Blades, el cual tuvo éxito total.