Martinelli garantiza respeto a la institucionalidad del Tribunal Electoral

Redacción [email protected]

Como “puro cuento y puro humo” calificó el presidente de la República, Ricardo Martinelli, los comentarios que afirman que la democracia corre riesgo y que la institucionalidad se ha debilitado.

Esto luego de la suspensión por parte de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de una resolución del Tribunal Electoral (TE), mediante la cual prohibía la difusión de una propaganda  contra el candidato presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

“Panamá es una nación democrática, con un funcionamiento pleno de sus instituciones y con reglas del juego claras que son apreciadas y destacadas por todos los países del mundo”, destacó.

El mandatario llamó a no dejarse llevar por “cuentos de sirenas de algunos que quieren ver errores donde hay acierto, que quieren ver inseguridad donde hay certeza y seguridad”.

Agregó que siempre ha apoyado al TE, 100%, y que nunca le ha faltado ni un solo “real” durante su administración.

Martinelli afirmó que su mayor satisfacción, el 4 de mayo del próximo año, será entregar el poder al que gane las elecciones, con la certeza de la labor cumplida.

Garantizó que entregará la banda presidencial a quien resulte vencedor en elecciones libres, claras, transparentes y controladas por el Tribunal Electoral.

Las palabras del presidente se dieron durante la inauguración de la nueva sede del Tribunal, en cuyos predios se encontraban varios manifestantes que gritaban consignas para tratar de entorpecer el acto.

Ante esta situación, Martinelli inició su discurso ofreciendo disculpas a los representantes de organizaciones electorales de otros países de la región que se encuentran en Panamá, por lo que calificó como “un espectáculo bochornoso”.

Antes, el magistrado presidente del TE, Erasmo Pinilla, declaró que nunca antes había sentido tan amenazada la democracia política.

Sobre las diferencias con el Órgano Judicial, el presidente de la corporación electoral expresó que sus magistrados “deben ser los primeros  en respetar la separación de poderes”.

Ayer, el magistrado presidente de la CSJ, Alejandro Moncada Luna, dejó claro que la suspensión de  los efectos de la Resolución S/N de fecha de 8 de octubre de 2013 emitida por el magistrado Erasmo Pinilla,  es de forma provisional.

En un comunicado, Moncada Luna  destacó que “por el respeto que  merece la opinión pública, aclara a la ciudadanía en general, que la medida dictada el pasado 31 de octubre de 2013,  es eminentemente provisional y no decide el fondo de la controversia, es decir, no constituye un criterio final o determinante para el pronunciamiento de fondo”.

Agregó que corresponde al magistrado ponente del proceso antes citado, darle, como en efecto se le está dando, el curso correspondiente a la demanda, hasta llevarla al estado de resolver, lo cual se hará de forma expedita, donde la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia determinará, si la resolución demandada violenta o no la protección de los derechos humanos, de quienes han interpuesto la misma.

En un comunicado, los magistrados del TE  plantearon que  “este es un día triste y funesto para nuestra democracia, y vemos en peligro la próxima contienda electoral que debe culminar el 4 de mayo de 2014″.

Destacó Pinilla que el Tribunal Electoral considera necesario hacer del conocimiento público la gravísima situación que enfrenta el país, como consecuencia de la actuación de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, al haber decidido suspender una resolución de este Tribunal en un proceso puramente electoral, en el que se ordenó la suspensión de una propaganda  pautada por la persona jurídica “Asociación Panamá Avanza”.

Agregaron que “el precedente que pretende establecer la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia en este caso, pone en peligro la estabilidad y seguridad jurídica del proceso electoral en el que estamos ya inmersos, violando normas expresas y claras de nuestra Constitución, porque cualquier decisión electoral del único tribunal competente, puede quedar ahora sujeta a la intervención de la Sala Tercera de la Corte, que carece de competencia para intervenir o incidir en la toma de decisiones sobre materia electoral, impidiendo que el Tribunal Electoral pueda cumplir con su mandato constitucional y legal”.