Grupos de poder no logran imponer a Juan C. Varela

Los esfuerzos por intereses propios del presidente vitalicio del diario La Prensa, Roberto Ithiel Eisenmann, junto a uno de los hombres más ricos del país, Stanley Motta, en consolidar un candidato único de oposición contra el oficialismo, fracasaron por falta de acuerdo.

La estrategia era hacer que el candidato del mayor colectivo de oposición, el Partido Revolucionario Democrático (PRD), Juan Carlos Navarro, declinara a favor del candidato del Partido Panameñista, Juan Carlos Varela, antes del próximo sábado, fecha límite para las alianzas políticas establecidas por el Tribunal Electoral.

Se trató de una negociación fallida a espalda de los estamentos de ambos partidos políticos, que tienen reglamentos y procesos que cumplir en caso de una alianza.

Incluso Eisenmann, en su intento desesperado, llegó a proponer que ambos partidos de oposición se repartieran por igual los ministerios del gobierno, tal y como se hacen en los negocios privados.

Eisenmann, además de ser el presidente vitalicio del diario La Prensa, es enemigo declarado de la administración de Ricardo Martinelli, y, además, enfrenta un proceso por supuesta evasión fiscal y falsificación de documentos para recibir el subsidio del Estado.

Eisenmann sumó a su campaña para tratar de bajar a Navarro a Stanley Motta, uno de los hombres más ricos del país, dueño mayoritario de TVN Canal 2 y quien también controla a un grupo importante de accionistas del diario La Prensa.

Fuentes allegadas a Varela confirmaron los movimientos para tratar de concretar esta jugada antes del próximo sábado, fecha límite que estableció el Tribunal Electoral para la conformación de alianzas.

Las mismas fuentes confirmaron que el pasado 24 de diciembre, en vísperas de la Navidad, Eisenmann se reunió con Varela dentro de un yate en la marina del hotel Miramar para tratar el asunto y de una posible oferta a Navarro para que declinara.

Incluso Eisenmann, a través de medios electrónicos y el propio diario La Prensa, ha tratado de vender esta jugada como un asunto de patriotismo para tratar de ganar simpatizantes a sus intereses.

Dentro de su estrategia Eisenmann habría pedido a Motta suspender el patrocinio de la campaña de Navarro para forzarlo a declinar y quedar apoyando a un solo candidato opositor, Juan Carlos Varela.

Pero a lo interno del Partido Panameñista y del PRD hay sectores opuestos a una alianza opositora. Incluso vaticinan que como aliados ambos partidos, naturalmente enemigos, no durarían el primer mes de gobierno juntos.

La expresidenta de la República, Mireya Moscoso, ha calificado de “inaceptable” una alianza del Panameñista con el Partido Revolucionario Democrático (PRD).

“Sabemos que desde hace muchos meses atrás había conversaciones entre ambas figuras de estos colectivos políticos, donde se les hacía el ofrecimiento de la vicepresidencia de la República”, dijo Moscoso.

“Nosotros los panameñistas, el Partido Arnulfista, no podemos permitir ir en una alianza con un partido que nació en una dictadura militar”, recalcó Moscoso.

El propio hermano del candidato panameñista, José Luis Varela, ha manifestado hasta ayer miércoles que ve difícil la posibilidad de que candidatos de la oposición concreten una alianza después de diciembre de 2013.

Varela afirmó que las estructuras políticas que están detrás de los presidenciables opositores imposibilitan que se llegue a un consenso para una alianza, en una declaración dada al diario La Prensa el 3 de diciembre pasado.